Los 10 mandamientos del kayak de mar

Yapascua

1. Te prepararás adecuadamente para cada salida
El kayak de mar no es un deporte de improvisación, especialmente en sus manifestaciones más expedicionarias. Parece fácil, pero no lo es. La preparación es fundamental, tanto en asuntos de logística, ruta, equipo, condiciones climáticas como en técnica. Una buena preparación establece la diferencia entre una salida agradable, un mal rato o una eventual situación de supervivencia.

2. Llevarás el equipo necesario
Las distintas condiciones nos exigen distinto equipamiento para la práctica del kayak. El equipo de seguridad es indispensable en toda salida. Salir sin chaleco salvavidas, sin flotador de remo o sin bomba de achique, son lujos que no podemos darnos. Otras piezas de equipo indispensable son los remos de repuesto, el silbato, equipo de comunicación (móvil o radio) y brújula o GPS.

3. Vestirás para la temperatura del agua y las condiciones posibles
Un corto paseo a media mañana y a pleno sol, puede convertirse en una lucha por sobrevivir. Las condiciones marinas pueden cambiar rápidamente y hacernos naufragar las frías aguas del mar. Vestidos con camiseta y bañador, sin poder regresar al kayak nos deja expuestos a una hipotermia en cuestión de pocos minutos. Si nos alejamos de la costa y las aguas son frías, debemos estar vestidos de acuerdo a la temperatura del agua. Recuerden llevar suficiente agua potable para hidratarse, gorra y vestimenta adecuada para el sol, pues en los climas tropicales se producen los famosos golpes de calor.

4. Te mantendrás alerta a las condiciones climáticas
Las condiciones del mar o de un lago, pueden cambiar muy rápidamente al nivel de sobrepasar nuestras habilidades. El viento, nuestro principal adversario, puede sencillamente evitar que
regresemos remando. Un viento de 30 nudos ya no deja avanzar a un kayak, y un viento de 20 nudos, evita que alcancemos el kayak nadando en caso de que nos separemos de él. La niebla es
también otra condición y nos puede desorientar completamente  haciendo que nos alejemos de nuestro destino.

5. No remarás en condiciones más allá de tus habilidades
La principal herramienta de seguridad con que contamos, es el buen juicio para evaluar las condiciones posibles de manera que no excedan nuestras habilidades. Las mismas condiciones que
pueden hacer un viaje entretenido para un kayakista experimentado, pueden poner en peligro la vida de un principiante. Esto también incluye conocer los miembros de nuestro grupo, para evitar exceder sus capacidades.

6. Practicarás constantemente ejercicios de rescate
Las habilidades de rescate son esenciales en casos de volcamientos ya sea que estemos solos o que tengamos que asistir a algún compañero en problemas. Y esto va a suceder típicamente cuando las condiciones ambientales no sean las mejores. Es necesario practicar distintos ejercicios de rescate en las peores condiciones que podamos encontrar ( mar picada, viento, aguas frías, corrientes, etc. ) , de manera que sean realmente útiles en las condiciones reales de un rescate. El giro esquimal es la forma más efectiva de autorescate, vale la pena aprenderlo. Salir nadando no es una salida digna para un kayakista.

7. Estarás preparado para atrasos e imprevistos
Uno sabe a la hora que sale, pero no siempre a la hora que vuelve. Distintas condiciones pueden convertir una salida de un par de horas, en una remada nocturna o una pernoctada en una playa
desierta. Podemos incluir entre los esenciales, una linterna frontal, comida, agua y abrigo.

8. Dejarás razón de tus remares
Debemos dejar aviso de nuestra ruta de remado y fecha y hora de regreso con algún familiar o con la autoridad marítima correspondiente, de manera que en caso de algún percance, sepan donde buscarnos. La oportunidad con que esto suceda, es vital para la supervivencia en caso de  naufragio.

9. Cuidarás el medio ambiente
El kayak de mar nos pone en contacto con lugares vírgenes y muy sensibles a la acción del hombre. Ya sea en estos lugares o en aquellos más concurridos, es un imperativo ético no dejar rastro de nuestro paso, y ojalá, eliminar los rastros de otros, que dada su limitada educación, dejaron para que tuviéramos la oportunidad de ejercitar la nuestra.

10. Disfrutarás del deporte, la naturaleza y la compañía
El kayak de mar es un deporte esencialmente de disfrute, de contemplación, de interacción humana y de reconciliación con el medio natural. Cumpliendo los anteriores mandamientos, será muy fácil cumplir con éste y sin él, este deporte no tendría sentido

Este texto extraído de la web y quise compartirlo con ustedes

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario


  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • Flickr
  • YouTube