Orinokia, Una perrita del Amazonas

Esta perrita llego al campamento a las orillas del rio Orinoco en vísperas del año nuevo 2012, nosotros pendiente del ultimo atardecer, el cuba libre, la comida y ella muy dulcemente enamorando al grupo, principalmente al Woody  (que poco le paro) y a la suegra para que le diera comida.

 

El primer sentimiento con Orinokia fue cuando nos fuimos a Kayakear con Woody y la perrita se quedo chillando en el campamento y cuando nos vio en el otro lado nos saludo con tanta emoción como si no nos hubiese visto en años.

Nos despedimos de la Niña para seguir con nuestra aventura, pues ella no tenia esos planes así que corrió con todas sus fuerzas para estar a la velocidad del carro y nunca dejarlo de vista, mi corazón se partió y no pudo con tanto sentimiento; Sin pensarlo me baje del carro la cargue y le pregunte que voy hacer contigo?? Estoy haciendo lo correcto?? No se ¡! Pero sus ojitos amarillentos me dijeron que en Orinokia no será y nació su nombre “Orinokia”.

Fue una mas del grupo todos estábamos pendiente de ella,  comida, agua, ubicación, etc.. a nadie le importo que no estuviera bañada ni medicada casi todos la tenían amapuchada como si fuera Woody .

Orinokia se monto en bongo y hasta en kayak  como toda una navegante experta se acomodaba en la orillita para observar el paisaje, así mismo fue con la caminata para el Autana siempre adelante pendiente de toda madriguera hasta que llego a la cima del mirador como toda una exploradora.

En el campamento de Autana nos enteramos que el Encargado de la posada donde ella estaba querían envenenarla porque rompía las bolsas de basura, no se si fue coincidencia o llegamos a tiempo para que no ocurriera la tragedia.

Se que no será fácil el cambio que le dimos una perra solitaria acostumbrada a ser libre a comer desperdicios, escamas, huesos de pollo en las orillas del rio, vivir cerca de la selva con temperaturas de mas de 40º pero segura que su nueva vida perruna la disfrutara de lo bello aunque este pasando frio porque esta mi con mi mama que es la mas alcahueta de todas.

Hoy en día duerme en un sofá, entra y sale de la casa cada vez que le da la gana, si mi mama se descuida  termina enrollada en la cama, es amiga de los gatos y a los chihuahuas los mira de ladito porque le ladran y cuando paso de visita por la casa la emoción por verme es increíble salta como nunca y al despedirme de ella se queda llorando mas de una hora, sé que pronto aprenderá a que esa es su casa,  mi mama su dueña y yo la suegra que la visita.

Orinokia no es una perrita bonita pero tiene un corazón grandote lleno de cicatrices que poco a poco sanara con nosotros y llenara de alegrías con cada día. 

Fotos: Jorge Herrera 

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario


  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • Flickr
  • YouTube