Kayakistas se soltaron el moño en Mono Manso

Fueron muchos los momentos especiales que vivimos estos pasados 26 y 27 de septiembre de 2009 en nuestro Encuentro en Mono Manso, cuando además de navegar decidimos soltarnos el moño y jugar como verdaderos niños. Así, decidimos unir fuerzas y plasmar los recuerdos intercambiando nuestras impresiones para no dejar nada por fuera.

Por Dayana Frías y Claudia Buzzo

kayak encuentro kayakista chuspa venezuela

Reto superado

C: Lo primero es lo primero: Agradecemos a nuestros amigos de KAYAKCLUB DE VENEZUELA, por lo mucho que se esmeraron en la organización de este Encuentro. Desde el arte promocional hasta los detalles de logística y seguridad reflejaron el corazón que le pusieron para que todos pasásemos un fin de semana fuera de serie. Dayana, su mamá, Ashley, Gerlig, Elba, Nelson… organizar un encuentro no deja de ser un reto y sin duda ustedes lo superaron. ¡Felicitaciones!

Caravana en paz y armonía

C: El primer punto de encuentro terrestre fue a las 6 am al inicio de la autopista Caracas-La Guaira. Siguiendo las explícitas instrucciones de Dayana Pacheco, después de cumplido un lapso prudencial de espera de 15 minutos, la caravana partió con los presentes, monitoreando, sin embargo, vía celular a los rezagados quienes lograron unirse a la caravana en una segunda parada a la altura de Caraballeda. Avanzamos luego hasta playa Pantaleta, donde tuvimos que hacer una paradita de emergencia fisiológica que se le presentó a la mayoría del grupo. Como nos informaron que en Chuspa se conseguía hielo sin problemas, decidimos conducir sin parar hasta este destino.

Al pasar Los Caracas, comenzamos a subir la montaña entre curva y curva rodeados por un paisaje muy hermoso. Entre Urama y Todasana encontramos un puente fuera de servicio y tuvimos que cruzar el río, el cual traía poca agua. En Caruao hicimos una nueva parada obligatoria porque a Emerson se le había aflojado uno de los parales de su carro, descompensando su carga de kayaks, pero ni siquiera este percance alteró nuestra paz.

kayak encuentro kayakista chuspa venezuela

Finalmente, atravesamos el pueblo de Chuspa para desembocar en el embarcadero, el cual en cuestión de segundos colapsó. El carácter apacible de nuestra caravana se esfumó en medio del bululú de carros y personas que ahí transitaban. Para rematar un hombre insistía en que teníamos que quitar nuestros carros y kayaks de inmediato porque él necesitaba echar su lancha al agua de lo contrarío no encontraría nada que pescar. Fue la única nota discordante, aunque entendemos la pasión por su hobby.

Navegando hacia nuestro reencuentro

D: Luego de varias horas de camino, por fin estábamos en la playa de Chuspa, donde cada uno de los navegantes preparó su embarcación para partir hacia la aventura con los sabios consejos de los experimentados en las aguas de esta zona. El camino fue bastante agradable ya que pudimos refrescarnos con las caras de aquellos piragüistas que no solemos ver tan seguido, y a su vez compartir lo que más nos gusta el ¡KAYAKISMO!

kayak encuentro kayakista chuspa venezuela

En mente teníamos que Mono Manso se encontraba a unos 7 km, los cuales al final parecieron casi el doble por la adversidad del viento. Como Dayana Pacheco nos había advertido sobre la presencia de nudistas en el recorrido, esta vez no sólo íbamos pendientes de la belleza del paisaje y los múltiples colores del agua del mar. Apenas veíamos una playa en el trayecto, nuestras curiosas miradas se desviaban tratando de echar un ojito y ver si los que estaban disfrutando de éstas tenían algo de ropa o estaban como Dios los trajo al mundo. Esta curiosidad mantuvo un ambiente bastante animado y chistoso que le dio un toque especial al paseo. Entre risas y bromas navegamos felices hasta llegar a nuestro destino. Pisamos tierra y descubrimos un pequeño paraíso – la playa de Mono Manso–, donde cada uno buscó su pedacito de arena para armar su campamento.

Verdadero espíritu de servicio

C: A los que nos tocó viajar con Rolando para transportar el equipo de camping, nos sorprendió la pasión y el orgullo de este lugareño por su trabajo. Espontáneamente asumió la seguridad de los kayakistas como su responsabilidad. Le angustiaba mucho que navegasen en lo que era casi una autopista de peñeros que iban y venían. Además, durante el recorrido nos fue indicando el nombre de cada playa y contándonos sus historias. Ojalá existiese un Rolando en cada rincón de Venezuela para atender a los visitantes.

kayak encuentro kayakista chuspa venezuela

Tarde de relax

D: Mientras llegaba el resto de los navegantes, los que ya habíamos culminado la travesía aprovechamos para recuperar fuerzas, comer algo y descansar. Así pudimos admirar la magia de este lugar desde tierra, algunos durmiendo en la arena, otros tomando foticos para el recuerdo y otros debajo del agua, con careta y snorkel para observar lo que se escondía en el fondo del agua. Plantas, corales, peces y hasta calamares llegamos a ver, todo un mundo maravilloso. Fue un momento para relajarse y estar en contacto con el mar que tanto nos encanta recorrer.

¡Fucsias! + ¡Verdes! = Kayakistas unidos

D: Lo que Claudia Buzzo y Dayana Pacheco denominaron como juegos, se convirtió en un momento para conocernos y unirnos como grupo y amigos. Definitivamente compartimos con nuestros compañeros kayakistas de una manera diferente y sin importar nuestras edades.

kayak encuentro kayakista chuspa venezuela

Nos dividimos al azar en dos equipos. ¡FUCSIA! ¡UUUU! decían los integrantes de uno de ellos, quienes contagiaron el ambiente con este grito de guerra. Por otro lado teníamos a los ¡VERDES!, que tampoco se quedaron atrás, ya que siendo en su mayoría caballeros destacaron por su fuerza.

En el juego de los números probamos nuestra velocidad y agilidad. Luego pasamos a un juego más educativo dirigido por el experto navegante Jorge Buzzo sobre conceptos de navegación. Las palabras proa, popa, estribor, babor, crujía, puntal, manga y eslora quedaron grabadas en nuestras mentes como un buen aprendizaje para conocer mejor nuestras embarcaciones y crecer como navegantes. Después nos fuimos por la fuerza, en el juego La Cola del Caimán, en el que los compañeros del equipo verde se convirtieron en los grandes ganadores. Para finalizar, no podíamos olvidar el toque artístico del evento cuando a cada equipo nos tocó representar un ecosistema de Venezuela con nuestros cuerpos e imaginación. Fue una difícil decisión para los jueces tener que escoger SELVA sobre LLANOS. Ambas representaciones estuvieron magistrales. ¡¡Gracias por su creatividad chicos!!

kayak encuentro kayakista chuspa venezuela

Es así como entre risas y anécdotas comprobamos lo unida que es la comunidad de kayakistas, no sólo en el mar sino en tierra firme y lo capaces que somos de trabajar en equipo para lograr cosas buenas, disfrutar y aprender los unos de los otros. Sin importar si somos “Fucsias” o “Verdes”. Gozamos muchísimo juntos. ¡Qué se repita!

Acampada con estrellas

C: Después de la cena, algunos se dirigieron directamente a sus carpas, pero otros, a pesar de la intensa actividad del día, aún tenían energía para seguir con el bochinche, tal vez pensando que aún seguíamos jugando y que había premio para el que se acostase más tarde. Para cuando el campamento quedó en silencio, el calor dentro de las carpas resultaba insoportable; de modo que la mayoría decidió dormir afuera cobijado por un hermoso cielo estrellado. Un regalo del Universo que más de uno apreció.

 

kayak encuentro kayakista chuspa venezuela

Kayak surf Vs. colchón surf

La orilla de la playa amaneció con algunas olas el domingo, lo que llamó inmediatamente a Ramón Hernández a meterse al agua y esperar pacientemente alguna masa de agua que lo elevara para disfrutar y practicar también el esquimotaje, prueba de que como amantes del Canotaje aprovechamos cualquier oportunidad que se nos presente para disfrutar en nuestras embarcaciones.

A falta de kayak para todos para poder correr olas, a Alexandra, a Zulay y a mi se nos ocurrió surfear con uno de nuestros colchones inflables. Así nació este nuevo y divertido deporte: el “Colchón Surf”. Andrés se presentó como surfista y se unió a nosotras para enseñarnos las técnicas básicas de la tabla aplicadas al colchón y la actitud que debe tener todo surfista a pesar de contar sólo con este objeto inflable. Andrés llegó al encuentro con la esperanza de poder pasarla bien, pero lo que no se imaginó fue lo bien que él nos hizo pasarla a nosotros. Lleno de energía se integró rápidamente al grupo y nos contagió con su alegría y picardía. Andrés, eres bienvenido; definitivamente tienes el espíritu de todo un kayakista.

Yincana

C: A primera hora del domingo, Luis nadó un rato y luego se acercó a mi para preguntarme qué teníamos preparado para el día, tal vez porque aún tenía ganas de seguir jugando. Le expliqué que haríamos una pequeña yincana y con una voluntad de oro se alistó de inmediato para instalar las boyas correspondientes. Cuando llegó la hora, se formaron espontáneamente varios equipos de cuatro integrantes cada uno. El principal rival era el reloj ya que se hicieron varias img_50232mangas. Los que obtuvieron mejores tiempos desempataron al final: Iñaki, María Alejandra, Dayana y Antonio. Esta actividad sirvió para practicar la salida en condiciones adversas ya que la rompiente dificultaba el zarpe, así como el giro rápido a babor por la ubicación de las boyas. Pero lo más importante es que nos sirvió para integrarnos más en torno a nuestra actividad favorita.

kayak encuentro kayakista chuspa venezuela

kayak encuentro kayakista chuspa venezuela

Un chef aventurero

D: Hace unas tres semanas, estaba mal estacionada frente a la sede de KAYAMAN cuando un chico se acercó a mi para preguntarme acerca del kayak que tenía sobre el techo de mi carro porque él tenía mucho interés en iniciarse en el piragüismo. Fue un golpe de suerte para César, quien estaba llevando su carro al taller mecánico vecino. Sólo le bastó navegar dos veces con Ramón en aguas tranquilas para apasionarse por el mundo del kayak y con esas únicas paladitas se animó a participar en el encuentro acompañado por Valentina y Rodrigo. Con el piragüismo en el corazón, este chef de profesión abordó su Cetáceo para navegar por primera vez en el mar y compartir con nosotros este espectacular fin de semana. César, te felicitamos por esos nada fáciles 14 kilómetros de travesía y esperamos verte con el mismo ánimo en actividades futuras, en especial, si se presenta un concurso de pinchos para ver si logras superar con tus artes culinarias al campeón invicto Nelson Romero.

kayak encuentro kayakista chuspa venezuela

Otra debutante Lucy

C: Alguien que siempre está presente en cada evento es Lucy, animando a su esposo Antonio y a todo su equipo KAYAMAN. Para nuestra sorpresa, en esta oportunidad se lanzó al agua con su propio kayak e hizo todo el recorrido ida y vuelta sin parar. Te felicitamos Sra. Lucy y esperamos que se repita.

¡Picó el anzuelo!

C: Una especial alegría para mi fue cuando descubrí que Andrés, hijo de Norelly Mena, había decidido acompañarnos. Sólo había participado en la competencia de Puerto Azul y desde entonces no había vuelto por sus múltiples ocupaciones de adolescente y pensando que corría el riesgo de aburrirse entre gente mayor que él. Me aclaró que había dejado de ir a surfear con sus amigos para pasar el fin de semana con nosotros. Con la intención de ir captando a la generación de relevo, me sentí algo comprometida a entretenerlo ya que estaba allí atendiendo mi invitación. Sin embargo, ni bien partieron los kayakistas, Andrés comenzó amablemente a colaborar porteando los bolsos y equipos de todo el mundo hacia el peñero. Ya eso era un excelente indicio, pero para nuestra sorpresa fue él quien nos dsc010211entretuvo a nosotros todo el camino hasta Mono Manso. Durante la navegación siempre se mantuvo feliz, pero cuando repentinamente pasamos al lado de una tortuga gigante su alegría se desbordó alucinando con el acontecimiento. Llegamos a destino y de inmediato se puso en campaña para descargar el peñero. El resto del fin de semana, todos fuimos testigos de lo “difícil” que le resultó integrarse con extraños y conocidos. Fue más lo que echó broma que lo que kayaqueó, pero creo que podemos decir que hoy por hoy contamos con un kayakista más comprometido. Y para que vea que este pececito si picó el anzuelo, aquí les copio parte de un mail que me envió: “…resulta que en vez de entretenerme a mi, lo hice yo con ustedes … ¡ja ja! La verdad me la pase muy bien, disfrute mucho con Dayana, Ramón, Alexandra, Zulay y todos ustedes. Es una experiencia muy especial la verdad, en la noche fue la primera vez en mi vida que veía un cielo así, me fascinó, la tortuga que pasamos al lado, el atardecer y amanecer, la verdad quiero volver a hacerlo ¡jaja!”.

Crece la familia del canotaje

C: El sábado se unieron a nosotros dos kayakistas desconocidos que no estaban enterados del Encuentro, pero que averiguaron cuando nos vieron llegar a Chuspa. Sólo participaron el sábado porque no estaban preparados para acampar, pero ocasiones no faltarán. Otras caras nuevas para mi fueron las de Werner y Jorge, quienes no dejaron de participar con mucho dinamismo en ninguna actividad. Fue muy grato conocerlos y compartir con todos ellos.

Foto de grupo

C: El domingo en la mañana nos dio mucha alegría ver cuando Enrique y María Gabriela se acercan a la playa en su kayak blanco, justo a tiempo participar en la yincana, depués de la cual, contra reloj por el largo retorno, comenzamos a recoger nuestros macundales con el compromiso de posar luego para nuestra última foto grupal. Sólo aguardábamos a tres kayakistas más que por compromisos de trabajo tampoco habían podido estar presentes el sábado. Pedro, Iván y Edgar llegaron prácticamente para despedirnos, pero la intención es lo que cuenta. Lamentamos no haber podido compartir más con ellos y su familia.

kayak encuentro kayakista chuspa venezuela

Hasta la vista Mono Manso

C: Al regreso el viento estuvo a favor pero fuerte, lo que dificultó un tanto la navegación. En medio de las alucinantes aguas color turquesa y verde esmeralda, poco a poco fuimos dejando atrás el paraíso que nos había servido de refugio… aunque un tanto ansiosos por llegar a la tan anunciada ducha en Chuspa.

kayak encuentro kayakista chuspa venezuela

Día de la Amistad

C: Definitivamente, el domingo pasado fue el Día de la Amistad porque este sentimiento se demuestra a través del compañerismo y la solidaridad, en las buenas y en las malas, cuando se nos presenta la oportunidad. Ramón y Segundo llegaron sanos y salvos a casa como a las 3 am del lunes después de vivir una experiencia de película.

Lost and found

C: Durante este encuentro se reportaron perdidas una gorra y una bomba de achique que por fortuna no tardaron en aparecer. Esto nos indica que tenemos estar más pendientes de nuestras cosas. Lo que si nunca supe fue si apareció el osito de peluche de Luis ¡¿?! Tal vez lo olvidó en la playa vecina donde de ida se detuvo con la excusa de acomodar su timón… ¡Picarón!

 Fotos cortesía de: Alessandra Minardo, Jorge Herrera, Eduardo González, Emerson Gutiérrez, Antonio Lirio, Dayana Frías y Dayana Pacheco

Fuente: http://raftingvenezuela.com/wordpress

[Not a valid template]

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario


  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • Flickr
  • YouTube