Kayakeando por Margarita 2010

Regresamos satisfecho por la  experiencia extrema a bordo de un kayak con todo los artículos necesarios para una travesía de 5 días; acompañados por 5 panas y una mascota, con el fin de recorrer 166Kms, partiendo desde Cumaná hasta La Isla de Margarita haciendo paradas en Araya, Cubagua y Coche.

Kayakeando Margarita

Es increíble sentir como cada paleada puede afectarte, no solo por el cansancio acumulado de una travesía como esta sino también porque la mente te hace jugarretas para impedir el éxito, el estar enfocado en tu meta crea  una energía fundamental para seguir y conseguir el objetivo.

Fue una oportunidad para alimentar nuestros sentidos, rodeados de naturaleza pura y virgen, de colores únicos que solo pueden ser admirados en un lienzo como el cielo o un espejo como es el mar, donde el sabor de sencillo y natural te hace valorar las cosas simples de la vida.

En un clima perfecto que te permite caminar descalzos,  sentir la arena,  el mar, los rayos solares calentar tu cuerpo, refrescarte bajo lluvia  luego de una ola de calor, así como también ver estrellas fugases rodeadas de constelaciones, quizás algún objeto no identificado y fuegos artificiales fueron elementos importantes en la travesía.

Salimos de la rutina caraqueña, llena de tráfico, basura, contaminación en cantidades industriales.; para introducirnos con nuestros kayak a sitios increíbles en donde los delfines, arcoíris, arenas blancas, aguas cristalinas, barcos hundidos, peces, corales, amaneceres, montañas, riscos, guacucos, palmeras, nubes, ruinas, gente amable e inocente.. Fueron nuestra compañía en todo momento.

Kayakeando Margarita

No todo fue agradable, tuvimos momentos difíciles y hasta en ocasiones atemorizantes como lo fue el navegar a ciegas y depender de un gps para seguir con el rumbo;  unir dos embarcaciones por problemas en el equipo, sentirte como una hormiguita al pasar cerca de un buque, tener un cansancio general  que hasta las pestañas duelen, ver como se forma una ola de 2 metros por el paso del ferry  que revuelca a uno de tus compañeros, …fueron aquellos momentos de tensión a lo largo de nuestro recorrido.

Visitamos la ciudad de Nueva Cádiz la primera ciudad de América edificada por los españoles en la Isla de Cubagua en el año 1500 para la explotación de las pesquerías de perlas; a pesar de ser considerada un Patrimonio de la humanidad se encuentra arruinada, rodeada de basura, sin ningún tipo de cuidado y cualquiera puede visitar sin ningún permiso. Pudimos observar como gente de buen corazón pero por falta de orientación no continúan con su labor.

Un pescador en Cubagua nos preguntó ¿cuánto ganan ustedes por andar en esas cosas? Le respondimos que era un hobbie y que nos daba satisfacción conocer a Venezuela de esa manera, el señor no podía creer que lo hiciéramos de gratis; que el ni loco se monta en esas cosas y menos en esa ruta

Compartimos el campamento en la Isla de Coche con los participantes y organizadores de la Competencia de Margarita, ambos grupos emocionados por las experiencias vividas, en donde el factor clima es fundamental, por ello intercambiamos cuentos y técnicas para la navegación de los días siguientes; ya que atravesábamos una fase lunar que alteraba las corrientes haciendo más difícil nuestro recorrido.

Kayakeando Margarita

Partimos 5 navegantes y un perrito, en donde un tripulante no pudo atravesar el muro casi al final de la travesía formado por el cansancio y el miedo a la navegación sin visión en la noche; este se regresó en peñero pero igual contento por llegar hasta donde  pudo.

Los cruces fueron agotadores e interminables, había momentos que solo estabas tú, la corriente, el mar, el cansancio y a lo lejos una pequeña silueta de montaña que medio indicaba el rumbo a tomar y paulatinamente se deja ver a detalle que hay en ella, para sentir la calma de pisar tierra.

El ultimo día nos visitó una tormenta que altero por completo todo el ecosistema, olas y viento de gran fuerza hicieron una parada en Punta Arenas de Araya, todo sucede por algo y no por casualidad, esa parada nos permitió compartir con gente amable y dedicada a la pesca; en menos de 10 minutos  estábamos comiendo las arepas fritas con pescado más rico de la travesía.

Venezuela es única en paisajes, no hay nada mejor que disfrutarla en kayak, descubriendo nuevas experiencias tanto en cuerpo como en mente.

Agradecimientos para todos aquellos que sin pensarlo dos veces aportaron un granito de arena par esta travesía:

Alessandra: por hacernos las pintas, el Woody quedo bello.
Mi tía Esmeralda con sus clinejitas lindas, disminuían la cara de loca de travesía:
Eduardo González: por el contacto con la Fundación La Salle
Participantes y Organizadores de la competencia de Kayak de mar, muy rico la conversa de ambas experiencias.
Fundación La Salle, por tan excelente trato, bañito de agua dulce, pescadito fresquito, bueno cuentos, energía ecológica para el equipo y trasporte a Las Ruinas
Pescadores que a su paso saludaban al grupo
A todos aquellos quienes nos siguieron en vivo y creyeron en nosotros para desearnos un buen camino, Mami, Davork, Antonio Lirio, Elba Guevara, Esmeralda, Sonia, Emerson, Alessandra, Gerlig, Scarlet, Jhonny, Lola, Milagros, etc…
Familia de pescadores que nos abrieron la puerta de su casa para alimentarnos y darnos cobijo mientras pasa una tormenta.
Zona Radical por hacernos la entrevista en la mega, lástima que se necesito más tiempo porque nos iban a entrevistar en vivo pero no se pudo pero a lo mejor se podrá realizar este sábado.
A la pagina Deportes por publicar información de la travesía

Suponíamos que no queríamos saber más nada del kayak con descansar los músculos y sentir la energía en tu cuerpo, ya empiezas a necesitar esto en tu vida, regresando con una nueva fijación y nuevo rumbo para navegar.

Saludos

[Not a valid template]

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario


  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • Flickr
  • YouTube